Negocios digitales y el arte de emprender: 5 cosas que sí y 5 que no

En 2015 me invitaron a dar una conferencia en el Foro Emprendedores Albacete 2015, que se celebró a principios de noviembre. Nunca me habían propuesto hablar en público, en un formato de conferencia, y en un foro universitario, sobre mi experiencia como emprendedor. Generalmente, siempre que habló en público lo hago sobre las disciplinas sobre las que trabajo todos los días: conversión, e-commerce, analítica digital, SEO, etc…

La verdad es que me gustó, y mucho, que me propusieran hablar acerca de emprender en el sector digital. Y para Albacete que fuí muy contento.

No es que mi experiencia en temas de emprender en negocios digitales sea la más extensa del mundo, pero si que la tengo. En los últimos 15 años he participado, como fundador, socio o accionista, en un total de 8 empresas vinculadas al sector digital. En esos 15 años me han pasado muchas cosas relacionadas con esa experiencia. Cosas buenas y cosas malas. Y precisamente eso fue lo que conté el 5 de noviembre en Albacete y lo que voy a contar aquí en formato de post, porque me parece un tema que, aunque es muy recurrente (y a veces cansino), no deja de ser interesante y muy demandado, sobre todo porque lo de ser “emprendedor” parece que mola mucho y que es algo muy chupiguay, y como todo en la vida, sí y no. Hay muchas formas de entender y vivir lo que es ser emprendedor, y lo único que prentendo con este post es dejar mi visión para que el que la lea tenga otra más.

Si nos vamos al diccionario de la RAE, esto es lo que nos encontramos en la definición de emprendedor:

Definicion de emprendedor segun la RAE

La definición “oficial” de la palabra emprendedor, según la RAE

Pero lógicamente, cada uno tiene su propio punto de vista, dado que la definición es muy ambigua, porque ya me direis que significa exactamente “emprender con resolución”, etc.

Lo que yo transmití en ese foro de Albacete, abarrotado de universitarios y no tan universitarios que querían oir hablar sobre emprender en el sector digital, fue mi visión basada en mi experiencia, y esta es mi visión, resumida en varios puntos clave:

  • Emprender es una cuestión de actitud, con C, no de aptitud, con P. No hay un carnet de emprendedor. Emprender es algo asociado a actitudes. Alguien que se propone algo y lucha para conseguirlo es un emprendedor, al igual que lo es alguien que se propone mejorar algo, aunque sea dentro de una empresa, y lo hace sin que nadie se lo pida, simplemente porque cree que debe hacerlo o porque le parece la opción correcta. Es decir, uno no es emprendedor como condición laboral. La condición laboral de uno es trabajador por cuenta ajena, o autónomo, o empresario, o buhonero. Pero lo de ser emprendedor es algo mucho más vinculado a la actitud ante la vida y los problemas. Ser emprendedor significa ser curioso, plantearse las cosas, proponerse cambios porque sí, o querer buscar el mejor modo de hacer o de conseguir algo simplemente por saber que puedes hacerlo. Uno no es emprendedor por ser autónomo o tener una sociedad limitada. Eso es muy fácil. Y del mismo modo, hay personas trabajando en empresas, con sus salarios fijos, etc, que son mucho más emprendedoras que miles de autónomos o empresarios.
  • La aptitud, con P, es importante. Son las habilidades que necesitas para crecer, para hacer las cosas “bien”, para progresar, pero esa aptitud, sin actitud, vale de poco. Si tengo que elegir, prefiero la actitud, porque las cosas se pueden aprender, más rápido o más despacio, pero no vas a poder hacer que alguien aprenda a ser curioso o a plantearse retos o a cuestionarse las cosas si no lo siente como propio.
  • El “sector” (por llamarlo de alguna manera) digital peca de muchas cosas. Una de ellas es esa imagen de que en el canal digital todo es fácil y sencillo, y nada más lejos de la realidad. El canal digital es tan duro y complejo de trabajar como cualquier otro. Y si uno no tiene las ideas claras y no sabe donde recurrir, como hacer las cosas, o no sabe centrar su esfuerzo, la caida está garantizada. No hay unicornios en el digital, ni gnomos, ni alegres duendecillos con calderas de oro. Todo el que ha conseguido algo, o la inmensa mayoría, ha sido trabajando y sudando, como con cualquier cosa en la vida.
  • Un pecado enorme a la hora de emprender en digital es la poca reflexión que se suele hacer acerca de lo que uno quiere hacer o construir. Modelos de negocio que se suponen deben facturar cientos de miles de euros al año mínimo, parten de premisas tan elaboradas como “ser el mejor e-commerce de bebés”, y punto. ¿Qué idea es esa? Hace falta un desarrollo, un detalle, un mínimo plan con pies y cabeza. Si te crees que por hacer una web sobre algo que ya existe y decir que la vas a hacer mejor la película va a funcionar, vuelve a Disneyland, por favor.

Aquí dejo algunas situaciones que yo he vivido con socios / empresas / partners / seres humanos en el terreno del emprendimiento y que seguro que os han pasado a muchos, u os pasarán:

  • Socios que te dejan tirado y con un severo pufo económico de regalo. Si, amigos, estas cosas pasan, y a mi me han pasado. Como buen ser humano, servidor es gilipollas muchas veces, y por eso confias en fulano, mengano o zutano, ¿y qué puede suceder? Pues que un buen día, ese socio tan guay que tenías y que era el CEO, el Visionary Chief o el Guru Extra de Queso, se evapora como el humo y te deja a ti lidiando con clientes descontentos (de servicios que tú no prestas), con facturas impagadas, y con marrones mil. ¿Lo habeis vivido en vuestras carnes? Pues ya sabeis de lo que hablo y la amargura que genera.
  • Propuestas de partnerships o empresas a medias que son dignas de estudiarse en las mejores universidades del chiste. De vez en cuando alguien te propone “ser partner”, y generalmente esa propuesta se basa en esta superidea, “yo pongo el producto, el negocio, y tú pones la tecnología y el know-how digital, y cuando el proyecto arranque, nos repartimos las ganancias a medias”. Ok, lo que me han pedido es básicamente que monte toda una estructura de comercialización en digital así por la patilla y cuando lleguen los beneficios (si llegan), entonces los repartimos a medias. Si, amigos, he picado en esto, soy tonto. Si uno es partner, lo es para todo, también para soportar los gastos, y si esa parte no se entiende, no hay partner que valga.
  • Entra capital riesgo en un proyecto y tu opinión cada vez es menos tenida en cuenta. Es algo lógico en un proyecto que recibe inversión, pero en ocasiones, el ir perdiendo progresivamente el control de la idea, de tu “bebe”, no se lleva bien, aunque, insisto, es algo lógico.
  • Tienes un socio que empezó fuerte, pero que al poco tiempo se diluye como un azucarillo y se dedica a tocarse los cojones mientras tú te descuernas, pero él quiere cobrar lo mismo que tú y trabajar la mitad. Mal pero que muy mal asunto, que es un clásico. Si el nivel de compromiso y de esfuerzo de todos los socios no es el mismo, vas a tener un problema, más pronto o más tarde, y por eso conviene tener mecanismos para evitar esta situación, que es tremendamente desagradable y muy dura, sobre todo cuando debes sacar de tu proyecto a alguien en quien confiabas y con quien comenzaste. Es duro, desagradable y hace pupita, y mucha.

Y aquí os dejo los 5 errores, en mi opinión, más clásicos, en esto de emprender en el sector digital:

  1. Mezclar familia, amigos y negocios. Bastante duro es sacar adelante una empresa / proyecto, como para además llevarte el trabajo y sus consecuencias a casas o a tus relaciones personales.
  2. Partir de que todos somos iguales y el trabajo de todos vale lo mismo. Esto no es una película de Disney, y aunque la democracia está muy bien, eso de ser 4 socios, y como somos 4 vamos al 25% cada uno es, de inicio, un error, salvo que lo que cada uno aporta valga exactamente lo mismo que lo de los demás. Es una cuestión de justicia, de sentido común y de definir las reglas desde el principio de una forma clara y sin ambiguedades.
  3. No definir un marco legal de trabajo y relaciones. Todos somos colegas hasta que dejamos de serlo y todos nos repartimos el trabajo muy bien hasta que dejamos de hacerlo. Al emprender y montar un proyecto o sociedad tenemos la oportunidad de definir las reglas. No la desaprovechemos. Las reglas implícitas y que nunca se han puesto encima de la mesa no son válidas con el paso del tiempo.
  4. Convertirte en un esclavo de tu idea. No hay peor ciego que el que no quiere ver. Centrarse y esfozarse, siempre. Ofuscarse y negar la realidad, nunca.
  5. Sobrevalorar la tecnología y menospreciar al usuario / cliente. Un clásico. Que estemos en el canal digital no quiere decir que nos dirijamos a alienígenas, todo lo contrario. La tecnología la utilizan personas, y su grado de exito (y el de tu proyecto de emprendedor digital) depende directamente de que esa tecnología sea fácil de comprender y utilizar, y ya si es agradable, la bomba. Nunca lo olvides.

Y tras los 5 errores, los 5 grandes aciertos de emprender en el sector digital:

  1. Gestionar con eficacia. Tomar decisiones tras un buen análisis, por duras que sean. Esto es un clásico, te dediques a lo que te dediques, sin una buena gestión de tus recursos estás condenado, y si no eres capaz de tomar decisiones difíciles, estás condenado. Aprender a hacerlo es un acierto muy necesario.
  2. Tener plan A, plan B y plan C = Elasticidad. Hay quien dice que el mejor plan B es que salga el plan A, y aunque estoy de acuerdo, creo que es muy sano, sobre todo en el canal digital, trabajar dos o tres líneas de negocio simultáneamente, sin que eso signifique que se pierde compromiso con la línea principal.
  3. Construir equipo y delegar. Invertir en el equipo propio, hacerlo crecer e ir delegando paulatinamente es clave para poder crecer con garantías.
  4. Hacer “trabajo de CEO”: relaciones, contactos, etc. Es muy necesario relacionarse, conocer a la competencia, moverse, establecer alianzas, ganar visibilidad. No es ni un trabajo trivial ni sencillo, y de no hacerlo, nos complicamos la vida a nosotros mismos. No se trata de ser comercial, se trata de contactar y mantener relación con cualquier tipo de player que pueda ser interesante para nuestro proyecto en presente o en futuro.
  5. Atención al cliente. Más viejo que la tos, pero si tú no cuidas a tus clientes, ¿quién lo va a hacer? Las máquinas, los automatismos, lo digital, etc, están muy bien, y nos facilitan mucho la vida, pero sentirse cuidado es algo que puede hacer que la balanza se incline de tu lado con mucha facilidad.

Y hasta aquí mi humilde opinión sobre esto de emprender en el sector digital, que no ha sido poco.

Os dejo la presentación que empleé para la conferencia por si quereis curiosearla. SPOILER: Salen Lemmy Kilmister, Iggy Pop, y un unicornio!!!:

[slideshare id=60286488&doc=emprender-sector-digital-ricardo-tayar-v1-160331141150]

Y os dejo también el vídeo integro de la conferencia. Mi participación comienza en el minuto 2:37, a poco más de dos horas y media del arranque del vídeo, que tiene una duración total de algo más de 4 horas. Si sois capaces de tragároslo entero, mi más sincera enhorabuena y todo mi respeto 😛

Y por supuesto, si quereis comentar en este post con vuestra experiencia como emprendedores, bienvenidos serán esos comentarios y hablaremos sobre ello.

Comentarios

Hola Ricardo, he pasado a ver qué contabas después de escucharte en el Guggenheim. Este artículo, como tu exposición en Bilbao, me ha gustado mucho sobre todo por tu bajada a tierra en cuando a negocios, digitales en este caso. Pero por mi experiencia en negocios off line los errores y aciertos más importantes sirven prácticamente igual.
Cuánta teoría y poca realidad hay por la red.
Voy con mucha prisa hoy, te sigo leyendo en otro momento…
Gracias!

Hola María,

Muchas gracias por tus palabras sobre mi charla en el Guggenheim y dobles gracias por molestarte en leer lo que cuento por aquí.

Soy consciente de que la experiencia que cuento en negocios online es 100% trasladable a los negocios offline, seguro, pero como en mi caso solo me he movido en el terreno online, esa es la perspectiva que cuento. Y si, hay mucha teoría y poca práctica, y como todo en la vida, es la práctica la que marca la diferencia, porque la teoría nos la sabemos todos.

Un saludo,

Ricardo

Hola Ricardo!
Me he inscrito en el taller que impartirás en Albacete y la verdad me picaba la curiosidad por quién era el perfil del ponente 😉 Y ya he llegado hasta aquí. Muy interesante tu artículo!

Yo justo me encuentro en ese punto de haber crecido (mi blog) rápidamente y en ocasiones estar desbordada por los problemas que has expuesto anteriormente, mezcla un poco de todos tus puntos. Pero también he sido consciente de mis errores y he puesto medios para superarlos.

A veces, cuando uno está metido en la vorágine no se da cuenta bien del valor que tiene o ha tenido tu trabajo, y ha de poner distancia para volver a valorarlo. Tus palabras han sido un empujoncito más para superarlos!

Hasta pronto, gracias.
Carmen.

Comentar

*Campos obligatorios

No te pierdas

Así se ve un autónomo preparándose contra el papeleo
24 agosto, 2016
Soy autónomo… y me gusta serlo
En los últimos tiempos he leído un buen número de posts en blogs, artículos de prensa, etc, acerca de lo terrible y dramático que es ser autónomo en España. Artículos,...
Foto de Lemmy de Motorhead con un bajo con fuegos artificiales
10 enero, 2016
Mi lista de propósitos profesionales (y públicos) para 2016
Nunca he sido mucho de publicar o airear en público la típica lista de propósitos de año nuevo que todos nos hacemos, de forma consciente o inconsciente. Generalmente, como todo...
No Image
8 diciembre, 2014
Comercio electrónico, ¿vender o expender?
A la hora de aproximarse al comercio electrónico, a la venta online, es curioso como podemos ver dos enfoques principales de aproximación al canal digital como canal de ventas. Por...

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar